La desgana se apoderó de mi, cada vez salía menos, mi mundo se iba derrumbado, cada vez que deseaba bailar, no encontraba con quien, cada vez que llegaba un fin de semana o fiestas y en el trabajo contaban sus planes, yo me derrumbada un poco más, porque mis planes eran estar sola en casa. La vida cada vez me parecía más triste, y comencé a no preguntar quien bailaba, y comencé a hacerlo sola y me dedique a bailar, a aprender de los mejores, a coger técnica, pero de qué servía sino tenía con quien bailar, mi baile era de pareja, de esos que el hombre se acerca amablemente, pone su pano para pedir la tuya y la música hacia que giraras, te acercaras , con fuerza, con sensualidad, dependiendo del ritmo. El baile también lo dejé, cuando pensaba en ir era una lucha interna la que se producía en mi interior entre las ganas de bailar y el para qué, eso hacia que mi corazón se acelerará y la respiración era tan fuerte que no me dejaba ni hablar.

Así comenzó la ansiedad.

Advertisements

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s