Día horrible donde los haya,

da igual el lugar, el mar, con lo que yo envidio al mar por su fuerza y libertad,

pues junto al mar he llorado amargamente,

y es más me duele el cuerpo, los ojos la cabeza y hasta las entrañas del deseo indebido de morir y acabar junto al mar.

Atada me siento a esta tierra, a la que ya hace tiempo que no pertenezco. Día horrible donde los haya, y lo único que ha ocurrido es que mi mente ha vuelto a comenzar a hacer alianza con la oscuridad

Advertisements

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s