Hoy sólo dormí una hora, el insomnio vuelve a mí .
Con solo esa hora de descanso, mis dos pastillas que te adormecer, conduje hasta Granada a la cita con mi psiquiatra.
Lo que hablé con ella es lo de menos, lo que me ha sucedido si merece la pena contarlo .
Entre el sueño y la desconcentración  y las pocas ganas, olvidé mi cartera en casa con lo que conduje sin identificación, sin tarjeta sanitaria y lo peor, sin dinero ni posibilidad de obtenerlo de un cajero.
Eso me hizo tener que buscar aparcamiento por las calles de Granada sin poder utilizar un parking, que es el único sitio donde aparcar por esa zona.  Recorrí una calle,  la otra la siguiente, la de más allá y la de más acá, al final y con suerte encontré uno en las afueras de Granada y cómo preguntando se llega a Roma, llegué a mi cita .

La hora de volver fue aún ya no sabía exactamente  dónde  había aparcado por lo que intente hacer el camino de vuelta recordando el de ida , pero algo falló, no era el mismo lugar y comence a dar más vueltas y esta vez sí que estaba perdida, hasta que con suerte llegué a él . Con mucho cansancio y hambre, ya que no pude desayunar volví a casa .

Son las 5 de la tarde y desde que llegué a casa no he podido relajarme , hoy no es un buen día para mi hijo o mejor dicho coma para mí , porque lo peor que saca de él la hiperactividad , estaba hoy a un nivel máximo . Voces, insultos, manera de hablar denigrantes hacen imposible que mi mente esté en calma; y aunque tengo que reconocer que hoy ha hecho la comida , la compra , y alguna cosa más para qué yo pudiera estar sentada en mi sofá tranquila, sus formas no me lo permitían .

El cansancio y la tristeza solo me permiten pasar la tarde en cama buscando el silencio .

09/05/2016 https://dreamschanges.wordpress.com

Advertisements