En el autobús de nuevo, salí esta mañana a las 7 desde Granada y tres horas después ya estoy de vuelta, el tiempo justo para ir al médico y ver a mi madre. Mi pueblo, la gente que me conoce, me producen ansiedad al pensar que al verme se fijarán en el cambio tan grande producido en mí, el más visible, el peso. Además no tengo ganas de dar explicaciones de nada.

El pasear como alguien anónimo en Granada me reduce esa ansiedad, aunque me quedan muchos otros miedos.

Creo que he encontrado la ilusión que iba buscando ” ser escritora.
Sé que no es fácil ese mundo, que quizás no sea suficientemente buena, que no se puede vivir de sueños sino de realidades. Eso me dirían. Yo, después de no tener sueños, de no soportar mi realidad, lo que sé con certeza es que ” sin sueños, yo no sé vivir, es más no puedo“. Tú lo sabes muy bien María, va en nuestros génes.
Voy a por ello, gane más o menos o nada, pero que mis libros, mis historias estén en la estantería de alguna casa, que alguien los lea,  transmitirles emociones, eso es lo que deseo.
Siempre nos dijeron que eramos buenas contadoras de historias,  que las convertimos en cuentos emocionantes, que transmitiamos y eso voy a hacer,  por tí y sobre todo por mi, la Espe perdida de ahora

Advertisements

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s