Hay momentos que la vida te oprime y otros que te relaja.
Despues de dos días donde mi cabeza viajaba demasiado lejos, tanto que este mundo se me quedaba pequeño, de hoy dormir en un barrio del extraradio de Granada, en una habitacion con ventana al pasillo con cortinas qparecen sacadas del siglo pasado , donde la penumbra y la construida a pedazos, cómo si la hibieran sacado de una pelicuña iberoamericana donde la santería es algo realizado con normalidad unido a la pobreza. Dicen que los perrros presienten, y mi perra es el unico lugar donde tiene miedo.
De pronto , un paseo por una zona desconocida , pasar junto a un bar donde los emigrantes en mayoría aunque no los únicos único , que darme mirando a ver las tapas que pone pregúntale a un chico si ponen papá y decirme que por supuesto, qué con tranquilidad que son muy buenas y yo decirle y ¿tú porque no tienes?, contéstarme porque algunos clienta les decimos que no queremos más y comentarle de broma “pues a mí que me pongas la mía la tuya”. Y aparecer el camarero con doble tapa en las 2 tintos de verano que he tomado.
El codo de un plumazo, de pronto ves el mundo de oótro color ; gente desconocida a veces es la que más te da, o quizás sólo necesito pedirles ayuda.

Advertisements

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s