A veces la vida te sorprende al máximo, después de olvidaba mi tablet, darme cuenta y comenzar a pensar que  ya no puedo más, pensar en las soluciones más extremas. 

Tomarme dos cervezas para relajarme y no hacer nada precipitado, volver a casa y volver a buscar, entrar en hoteles, bares, preguntando si alguien la ha dejado, mirar en todas las papeleras de la basura, hablar con los basureros, y volver derrotada a casa. Entonces decido entrar al último bar y literalmente le pregunto al camarero: ” una pregunta tonta, no te habrán dejado aquí en una tablet que se hayan encontrado por la calle, que la he perdido”. 

Y el milagro de la generoidad sucede, me entrega la tablet en la cual estaba escribiendo a mi último contacto que la tablet estaba en su bar y que me lo comunicará. 

Alguien se la ha encontrado en  la calle y la entrega en un bar, un el camarero me la entrega. Dos personas generosas que gracias a ellas vuelvo a tener esperanza y a olvidar de momento esas ideas negativas que tanto dan vueltas por mi cabeza.

Gracias a esas personas anónimas

Advertisements

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s