Yo

Y sólo veía una única puerta que la llevaba directamente a la oscuridad y buscó otra salida hasta agotarse y cada día al despertar  miraba en cada hueco, en cada rincón, en cada piedra desgastada por el tiempo. Pero seguía viendo sólo la única puerta oscura, hasta que un día al tumbarse para descansa en el centro del habitáculo,  vio cómo la luz las estrellas que destellaban en medio de la noche entraban por un pequeño hueco.

Y se puso a pensar soluciones, busco piedras sueltas para formar una escalera que la llevarán hasta el hueco en el techo, escabó en la tierra para mezclarla con la lluvia que caía muy rara vez  con el fin construir una rampa que le permitiera subir, intentó aprender a agarrarse a las paredes con forma de bóveda para llegar a su objetivo.

Pero con el paso tiempo y la falta de alimento y esperanza se fue haciendo cada vez más débil, hasta que un día, agotada, se quedó tumbada esperando a recuperarse para continuar. Y las fuerzas nunca volvieron y  quedó tumbada para siempre junto a la puerta contra la que tanto luchó, la puerta  que llevaba directamente a la muerte.

By Espe Pérez

Advertisements

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s