Si ni vivo ni recibo
y mis días sólo inerte concibo,
qué sentido tiene mantener vivo
lo qué por su propio ser
dejó de permanecer.

Advertisements