Si ni vivo ni recibo
y mis días sólo inerte concibo,
qué sentido tiene mantener vivo
lo qué por su propio ser
dejó de permanecer.

Advertisements

¿Que te llevarías en caso de tener que salir de tu casa de forma urgente? Hoy lo comprobé

Cinco de la mañana, hora habitual a la que suelo despertarme desde hace unos meses y suelo pasar un rato leyendo hasta volverme a dormir,  el día que lo consigo que no son todos. Previamente me sucede lo mismo sobre las dos de la madrugada. 

El proceso es repetitivo, me despierto, empieza a leer, al rato comienzo a escuchar el ruido de las maquinillas que van abasteciendo el Mercadona que se situa junto a mi edificio. Los  ruidos de voces y alarmas de maquinaria hacia atrás forman parte de mis despertares hasta que poco a poco el cielo gris oscuro, y digo gris porque en plena ciudad el negro queda escondido por la luz de las farolas,  va cambiando a gris claro para ir tornándose poco a poco en amarillo mediante un amplio abanico de tonalidades.
Algo diferente ocurre esta noche, el ruido es excesivo y el sonido que llega a una séptima planta de los trabajadores hablando es demasiado alto.
Goma quemada, de repente empiezo a oler ha quemado. Me levanto y tengo la mala costumbre de dejar una pequeña lucecita en la entrada de mi estudio de forma que cuando me levanto en etas noches de insomnio no tengo que encender ninguna luz. Alrededor de luz veo moverse formando arcos que van y vienen algo parecido a humo. ¡Es humo!
Voy directo hacia la ventana, la abro y ¿cómo no he podido darme cuenta antes? Ciento de personas y repito, ciento, pues en mi dificio hay más de 100 estudios, están en la calle. Justo debajo de mí, fuego, Y entre medias coche de bomberos, policías y ambulancias. La medicación que tomo a esa hora se ve que ha distorsionado la realidad, de forma que yo le he quitado importancia justo en el momento en el que más lo tenía.
Me pongo unos leggins y decido salir rápidamente sin saber muy bien si es lo que le va debía hacer. Mientras bajo, varios bomberos con máscaras puestas me dicen que vuelva a mi piso, que para bajar tendría que tener una máscara pues el humo es mayor, que cierre las ventanas y ponga toallas mojadas para cerrar la ranura de la puerta. Ya es tarde pues  el humo lo llena todo, pero hago caso y vuelvo igualmente.
El fuego que en un principio había bajo mi ventana siete plantas abajo ya ha desaparecido por lo que poco a poco el aire comienza a renovarse y empiezo a comenzar a fijarme en lo que la gente que ha salido precipitadamente de sus casas se ha llevado. Todos los que tienen perro, salen con su mascota al igual que lo hice yo. La gente, sobre todo los que han visto el fuego junto a ellos coma es decir los de las planta baja, han salido tal y como estaba para salvar simplemente su vida y la de su mascota quien la tenía, alguno que otro llevaba al ordenador y una pareja una especie de maletín, lo cual me pareció súper ridículo.
¿Que os llevaríais si tuvieras que salir inmediatamente y solo pudierais coger una cosa? Es la típica pregunta que te hacen en cualquier entrevista o hasta las clases de inglés. En este caso lo vi , la mascota o simplemente tu vida. En esos momentos todo lo demás es superfluo.
Y mientras observaba las posesiones de la gente llevaba consigo, vi una camilla y un cuerpo tapado salir y pensé:  ¿porque no he sido yo?. E inmediatamente aún más rápidamente reflexioné que quizás en este caso tendría unas consecuencias económicas que no podía dejar como herencia a mis hijos, además, hoy es el cumpleaños de mi hija no podría dejarle esto como regalo.
¡Qué difícil es morirse cuando uno quiere, y sin embargo ¡qué fácil lo es a veces, como para la pobre anciana.
Muchas preguntas y nuevas cuestiones.

There are moments

There are moments,

Happy moments,
Sweet moments,
Passionate moments,
Moments of doubt

All those moments I do not know where it is since now.
Now there are moments of struggle,
moments of disappointment,
moments of discouragement and lack of love,
And especially moments of pain.

There are moments and moments
and lately the efforts are incessant,
for changing the moments of suffering and affectation
To moments of thoughtness and action

Hay momentos

Hay momentos,

Momentos felices,
Momentos dulces,
Momentos pasionales,
Momentos de dudas

Todos esos momentos no sé dónde está desde hace ya.
Ahora hay momentos de lucha,
momentos de desilusión,
momentos de desaliento y de desamor,
Y sobre todo momentos de dolor.

Hay momentos y momentos
y últimamente los esfuerzos son incesables,
por cambiar los momentos de sufrimiento y afectación
por momentos de pensamiento y de dejar

Deseo no desear

La gente quiere, y cuanto más tienen más quieren. 

Nosotros , y ahora hablo en plural, todos los que sufrimos depresión o trastorno límite de personalidad solo deseamos esto: DESEO NO DEJAR DE DESEAR, aunque en realidad no deseamos ni eso, sólo que todo acabe, si lo desearamos ya sería un deseo.

Y ahora hablo personalmente. Necesito que esta horripilante historia de pelicula acabe

HOY ESTOY CANSADA

Estoy cansada recoger ropa para hacerle fotos , clasificarlas por talla ,ponerlas en la archivo correspondiente y luego publicarlas en cuatro plataformas diferentes cada uno con sus normas, y cansada de tener que vaciar todas las cajas para buscar una camiseta de 3 € para que después digan que la rebajes.

Estoy cansada de que cada vez que me peso el número sea mayor y da igual que haya comido más, o haya pasado hambre porque no soy capaz de ir supermercado o porque me he pasado tres días en observación en el hospital y ahí no te dan comida.

Estoy harta de que ahora para mí sea verdad el dicho de está tan gordo que no se puede ni atar las zapatillas porque no se las ve.

Estoy harta de leer el dicho que lo peor es ser ciego en Granada. Yo no soy ciega pero creo que un ciego tendría más estrategias para poder disfrutar las maravillas de esta ciudad.

Estoy cansada de estar siempre mal, de no quedar con nadie , de no poder quedar con alguien y ni querer y a la vez sentirme sola.

Estoy cansada de buscar dinero bajo las piedras para que me lo pidan como si a mí me cayeran del cielo , sin valorar lo más mínimo el trabajo que me cuesta conseguirlo.

Estoy cansada que una vez que decido ir al Camino de Santiago , aunque fuera a mi manera el día de antes me caiga y que sea tan poco inteligente que no le pregunté a los testigos nombre ni llame la policía, con lo cual ahora tengo unas lesiones varias y esguinces que no me permiten andar bien y no puedo justificar que me caí en mi propia acera está llena de huecos.

Estoy cansada de la vida , de que quieran que viva , y de intentar querer vivir aún sin querer.

Hoy estoy harta y cansada. Y no es solo hoy , hoy lo escribo pero es todos los dias.

Y por cierto también estoy harta de ver en las paredes llena de churretes de pintura blanca tapando otra pintura anterior blanca ya desgastafs con lo cual da una sensación totalmente desagradable y estoy harta de que el frigorífico no funcione y la comida tenga que tirarla y estoy harta de todo, por estar, estoy hasta de mí.

La flor y yo

A pesar de seguir escondido mi yo interior 

al igual que escondida está el interior de esta flor, entre ramajes y cubiertas que ella mismo se crea para protegerse ,
busca los rayos de sol para alimentarse de ellos y así crecer e iluminar con su belleza el jardín que la rodea.
Para ellos sólo necesita tiempo y cuidados, y muchos mimos.